Si los dirigentes miran para otro lado serán cómplices de la victoria de CAMBIEMOS el año próximo

Los dirigentes del Peronismo con algún índice de imagen positiva interesante y posibilidades de competir el año próximo por la Presidencia de la Nación, léase Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, José Manuel de la Sota, Miguel Picheto, Florencio Randazzo, todos ellos están haciendo lo humanamente posible para que el año próximo Mauricio Macri sea reelecto.

De qué modo están colaborando para que esto suceda, de la manera más infantil y más perversa, cada uno está “intentando” sumar agua para su molino y de ese modo no consigue sumar adhesiones ya que la ciudadanía no los percibe como posibles ganadores.

Así, están colaborando para que Cristina Fernandez (CFK) consolide su rol de opositora al gobierno y caiga su imagen negativa (no la intención de votos) convirtiéndose así en un núcleo falsamente convocante, ya que en un ballotage nunca ganaría. El OFICIALISMO está llevando adelante su estrategia electoral (de eso saben) difundiendo (ver Clarín, La Nación) que ella sería la candidata opositora.

Aquellos dirigentes que hoy no quieren juntarse y tienen la OBLIGACION de hacerlo, van a permitir llegar a las primarias del año próximo con tres o cuatro candidatos Cristina u Otro (Rossi, Kicilof), Massa por otro lado, algún Peronista que represente al Partido, y por otro lado Macri, quien tiene un piso de votantes del 25% / 30% y que con un poco de suerte podría llegar al 40% en la primera vuelta y por detrás nadie superaría el 30%, con lo que tendríamos Macri por 4 años más.

Para ganarle a Macri hay que juntarse y después dirimir candidaturas, hay que ganarle a Maria Eugenia Vidal en la Provincia, lo podrían hacer Randazzo o Massa (o juntos) y en la Ciudad de Buenos Aires hay que ganarle Si o Si a Rodriguez Larreta quien se ha convertido en un audaz tramposo político; habiendo él accedido con el voto de la clase media (que apoyó a Macri) y con el espaldarazo que le dio Elisa Carrió en las legislativas de 2017, ha traicionado su base de apoyo y se jugó a captar el voto de las Villas de emergencia de la CABA. Con el fuerte apoyo de punteros bolivianos y paraguayos (en gran medida) se dedica a poner enormes cantidades de fondos para “urbanizar las villas”. Dijo hace poco en una reunión de organizaciones barriales, una Mujer muy esforzada y que había colaborado mucho con el PRO. “Horacio se cortó solo, con el apoyo de los barrios marginales, villas, barrios tomados y la Iglesia (la Pastoral social) se despegó de sus votantes originales y cambió su base electoral, nos traicionó”.

Ganarles a Vidal y a Larreta va a ser fundamental si queremos ganar la Presidencia.

Para lograrlo, es indispensable generar un foco de atracción que convoque al voto popular. Ese espacio, integrado por los referentes enumerados arriba y varios más del Peronismo (gobernadores, intendentes, etc.) debe ser el que ponga sobre la mesa “la crisis que está viviendo la Argentina”, tal vez como dice Aldo Pignanelli, si se logra un consenso entre trabajadores, empresarios, productores, gobierno y otras fuerzas políticas, esto se podría resolver en corto plazo (seis meses).

Pero el Gobierno no tiene la voluntad de consensuar, ya mintió varias veces con convocatorias que duraron lo mismo que las fotos que se publicaron para hacer campaña. Es muy similar en esto al peor momento del kirchnerismo, obcecado y burro.

Señores Dirigentes es el momento de unir esfuerzos de lo contrario habrá Globos, Payasos y Magos por 4 años más.

0
0
0
s2sdefault