Con mucha tristeza estamos comprobando el mayor robo que se ha producido desde el Estado, en la etapa democrática.

Hoy vemos atónitos que después de 12 años de Gobierno, el Kirchnerismo (último formato del Peronismo) ha constituido la mayor asociación ilícita que se apoderara del Estado Nacional. Néstor Kirchner, el Jefe de la Banda, fue quien mejor planificó el asalto al Poder en nuestro País, conocedor del sistema que implementó el Menemismo y entrenado por Eduardo Duhalde en el manejo de Premios y Castigos, supo como asociar voluntades para lograr la suma del Poder.

Apropiándose de reivindicaciones por los Derechos Humanos, con un discurso Latinoamericanista, con el latiguillo de la Industria Nacional y la Sustitución de Importaciones, construyó un esquema de compra de voluntades a fuerza de Presupuesto y persecución. En este esquema contó con la voracidad de los Empresarios Argentinos vinculados a la obra pública, pero también con aquellos que constantemente se apropian de la renta de los argentinos, en cuanta oportunidad se les presenta: Ezkenazi y Elsztain entre otros (Brito, Escasanny, etc), quienes han concentrado manera inconcebible sus patrimonios, empresas y capital.

El modelo de Kirchner fue ser dueño de aquello que se podía apropiar con la Potestad que le daba ser el Presidente de la Nación y concentrar un poder como pocas veces fué visto en los países de la Región.

Su sociedad con Cristina Fernandez, su esposa, le permitió contar con un complemento a su ambición, la voluntad de Cristina de derruir al Peronismo y de convertirlo en un conjunto de frases y consignas dignas de los Partidos de Izquierda Argentinos, que contenían en su seno el gorilismo más auténtico.

Ella encarnó la deslegitimación del líder de nuestro movimiento oponiendo a su figura la de Evita. Denostando al sindicalismo y a los poderes Federales que representan las gobernaciones, los Gobernadores dóciles al manejo del dinero espurio fueron parte de su batallón, aquellos que se enfrentaron sufrieron el maltrato y la falta de fondos que la Nación les negó.

Hoy todo está a luz, pero los cobardes dirigentes del Peronismo no están dispuestos a recuperar la dignidad de nuestro movimiento.

Esos dirigentes se dejan correr porque supuestamente la figura de Cristina (la socia del Jefe de la Banda) es la más convocante. Esto es absolutamente falso.

Busquen la UNIDAD de aquellos que no quieren más CORRUPCIÓN, que están dispuestos a diseñar un destino de grandeza de verdad, para la Patria. Condenen aquellos que teniendo el poder total durante 12 años dejaron un 30% de pobres, una matriz energética DESTRUIDA, la INFRAESTRUCTURA del País LIQUIDADA. La EDUCACIÓN en manos de las corporaciones sindicales a quienes nada les importa la mejora de nuestros jóvenes. Condenen a aquellos que facilitaron el ingreso de la Droga y el Narcotráfico como jamás nos hubiésemos imaginado. Aquellos que terminan dando el golpe de gracia a las Fuerzas Armadas poniendo a un Represor a su mando y vaciándolas de recursos.

Es el momento en el que el Peronismo deje de meterse debajo de la pollera de Cristina y salga a dar la pelea a este nuevo modelo de concentración y endeudamiento al que nos está llevando este Gobierno por impericia o por designio.

Es momento ya, de denunciar al CAPITALISMO FINANCIERO, que está saqueando las naciones.

Si el Peronismo no reacciona, estará condenado a morir como el movimiento nacional que más delincuentes ha tenido en la historia, porque serán cómplices de los BANDIDOS que gobernaron este PAIS desde el 2003 hasta el 2015.

Y no hay duda que la Patria se lo demandará.

0
0
0
s2sdefault